Vuelven los Cazafantasmas

Actualmente, los cines de todo León proyectan la secuela de uno de los más grandes clásicos de los años ochenta: “Los Cazafantasmas”. El impacto de esta saga, iniciada en 1984, se ha podido ver en todo el mundo, y León no es la excepción.

Se trata de una película que desde su estreno se convirtió en un clásico, y dio como resultado toda una franquicia de productos, que serían juguetes, una serie animada, ropa (playeras, chamarras y hoy en día, hasta cubrebocas) videojuegos y libros. Además de uno de los logos más famosos de la cultura popular y un tema increíblemente pegajoso.

La película se estrenó en Estados Unidos el 8 de junio de 1984, y no llegaría  México sino hasta el entonces Distrito Federal sino hasta diciembre de ese mismo año. Como era habitual en aquel entonces, tardaría todavía más en llegar a León y Guanajuato. No existía ni los servicios de streaming ni las premieres mundiales, de modo que la gente tenía que limitarse a esperar.

Lo cierto es que la película se convirtió en un éxito instantáneo, y una de las más populares de la década. Poco después, saldría la serie animada “Los Verdaderos Cazafantasmas” cuyo horario de emisión se anunciaba en la programación de este medio informativo en la barra infantil de Canal 5. Los juguetes alusivos a la serie hoy en día se pueden encontrar en tianguis como La Línea de Fuego, donde también están los discos de acetato de segunda mano.

La película, como todos sabemos, se enfoca en en tres hombres comunes y corrientes —llamados Peter Venkman, Ray Stanz y Egon Spengler— que deciden dejar la academia para abrir un negocio de investigación paranormal y eliminación de espectros. Con el tiempo se les une un cuarto miembro, Winston Zeedmore; para su sorpresa, comienzan a tener un éxito arrollador, pero terminan enfrentando a un dios sumerio que quiere destruir Nueva York.

No sólo la cinta, sino también su logo con un fantasma encerrado en un signo de prohibición, creado por Michael C. Gross (quien, por cierto, fue uno de los diseñadores en los Juegos Olímpicos de México 68), resultó uno de los más icónicos de aquella década y terminó en tazas, playeras y hasta en arte urbano.

EN LEÓN

El impacto de los Cazafantasmas marcó a toda una generación, y la Capital del Calzado no fue la excepción. Un ejemplo es El Club “Ghostbusters León”, quienes son la franquicia oficial del Ghost Corps en la Ciudad de León Guanajuato. De acuerdo con su página de Facebook: “caracterizados como Ghostbusters realizamos labor social, ademas de atender eventos de ciencia ficción, desfiles, eventos corporativos y de marca por parte de Columbia y Sony Pictures, promoviendo el cariño a estas películas y sus personajes”.

Recientemente, llevaron a cabo la convención”EctoFest” en el Poliforum León, donde mostraron productos originales de la saga, así como réplicas de personajes emblemáticos como el Hombre de Malvavisco, Pegajoso o Zuul, el macabro perro del terror.