Vivir en las nubes: La tripulación de un globo aerostático

Los miles de visitantes que asisten al Festival Internacional del Globo (FIG) quizá pasan por alto (en el sentido más literal del término) el esfuerzo de los pilotos y su tripulación para poder elevar cada una de estas coloridas figuras. Ser piloto o miembro de su “crew”, es una enorme pasión… Pero también, una responsabilidad inmensa.

Paul Knuth es originario de Crestrwood, Kentucky, y sin duda, un apasionado de volar. Ha viajado a los principales festivales de globos aerostáticos del mundo, y afirma que para él, el de León es uno de sus favoritos, incluso por encima de el de Albuquerque, que es el más grande del mundo. Para Paul la calidez de los mexicanos es insuperable.

“Es encantador. Es hermoso este festival. He estado en varios festivales fuera de Estados Unidos, pero aquí la gente siempre te ayuda y es muy amigable. En Albuquerque hay demasiados globos, aquí además hay muchísimos lugares para aterrizar”.

Al igual que muchos pilotos que ahora son experimentados, Paul empezó como miembro de una tripulación en 1990. Hoy en día ya es un señor de la tercera edad, veterano caballero de las nubes, las canastas de mimbre y el helio. Su esposa es también piloto, y ambos tienen licencia para volar y han tomado lecciones. Lo hacen por diversión, pero también por pasión.

Como todas las actividades humanas, el coronavirus afectó a varios festivales en Estados Unidos y en todo el mundo. Afortunadamente, han vuelto a la tierra y al cielo.

LA TRIPULACIÓN

Rafael Daniel Ruiz Caballero vive en León, es tripulante, pero cuando no está en el festival tiene una empresa de mobiliario llamado “Métrico” y estudia la maestría en Diseño y Negocios. Tiene cuatro años participando en el festival del globo.

“Es una experiencia muy padre, y no solamente por volar, sino por la buena comunicación con los pilotos. Esto me ha hecho volver cada año. Con la pandemia se dificultó tantito, pero ahora ya regresamos”, dice.

El proceso de capacitación es una semana antes. Se debe de aprender como mover, jalar y cargar el globo, y atender en caso de una contingencia. Hay que expandir el globo, saber usar el ventilador para que el aire se pueda esparcir. Es también necesario hacer sinergia con el equipo y tener toda la actitud, además de saber inglés.