Violencia homicida en Chapalita

La colonia Chapalita enfrenta una arremetida de la violencia homicida que se extiende ya por 19 días con saldo de cuatro muertos y tres heridos, concentrados todos esos hechos criminales en un polígono de cuatro cuadras, con aparentes víctimas circunstanciales y en una situación que las autoridades no explican.

El último de los asesinatos de que se tenía conocimiento hasta la tarde de este jueves 16 de diciembre fue consumado alrededor de las ocho y media de la noche del miércoles 15, y el primero se registró el 26 de noviembre, también por la noche, en calles de ese reducido polígono envuelto en la violencia.

Aquel asesinato, el del 26 de noviembre, fue consumado en la calle Sonora, esquina con Flores. Entre las calles Luis González y San Felipe.

En ese lugar fue asesinado a balazos un hombre de unos 45 años de edad apodado el Diablo, mientras tres adolescentes que lo acompañaban fueron reportados heridos. Aparentemente los adolescentes no eran objetivo de los asesinos.

El segundo asesinato fue cometido siete días después. El 3 de diciembre en Zacatecas y Flores, fue asesinado otro hombre, al que se identificó en el lugar con el apodo del Pichi. Fue víctima de un ataque a balazos y los asesinos escaparon.

Fue cometido el tercer homicidio diez días después. El 13 de diciembre Domingo N, vecino de la zona, fue asesinado mediante otro ataque a balazos en la calle San Felipe. Los homicidas escaparon.

Al día siguiente en la calle San Francisco del Rincón, esquina con Privada Guillermina, otro ataque a balazos dejó saldo de un hombre herido, quien fue hospitalizado y de quien las autoridades no han emitido mayor información sobre su estado.

El siguiente atentado fue el que dejó sin vida a Francisco N, de 29 años de edad en la calle Luis González, cerca de la calle Zacatecas.

Por ninguno de esos crímenes hay detenidos, mientras la fiscalía general del Estado y las autoridades municipales guardan silencio sobre las causas de esa violencia que se consuma en una zona muy poblada y activa y pone en riesgo a los habitantes de la zona.