Un fin de semana ajetreado

Un intenso fin de semana tuvieron que enfrentar las corporaciones de seguridad, socorro y auxilio de esta ciudad, el cual dejó como saldo una persona muerta y cuatro heridas, producto de cinco accidentes vehiculares.

De acuerdo con el reporte del cuerpo de Bomberos Voluntarios de esta ciudad, además de estos acontecimientos también se presentó un incendio que afectó un hogar y a sus moradores en el barrio de Cañada de Gavilanes.

En el siniestro, durante las primeras horas del sábado la casa de Guadalupe Hernández Rangel quedó reducida a cenizas y los mismos voluntarios iniciaron una campaña de apoyo y donación para ayudar a esta mujer que junto con su familia se quedó sin hogar.

Cerca de las 15:00 horas del mismo sábado, la misma corporación, por medio de sus paramédicos atendió el reporte de un accidente sobre la vialidad que conduce de la Plaza de Toros a Marfil.

En ese lugar, a la altura de la colonia Santa Fe, una pareja de jóvenes que viajaban a bordo de una motocicleta sufrió un accidente, en el cual el varón que conducía la unidad perdió la vida, mientras la muchacha resultó con lesiones, pero no amerito atención médica.

Al parecer, los jóvenes viajaban a exceso de velocidad, por lo que el conductor perdió el control al rozar una de las banquetas y terminó por estrellarse contra el pavimento.

Luego de uno minutos de agonía, el joven, un menor de 14 años de edad, perdió la vida pese a los intentos del cuerpo de paramédicos de los Bomberos que hicieron todo lo posible por reanimarlo.

Mientras la jovencita con la que viajaba reportaba el mortal accidente a los familiares del fallecido, hasta el lugar se presentó una ambulancia que lo transporto para llevar a cabo la autopsia de Ley.

El día domingo, poco después del mediodía, la misma corporación de socoro atendió el reporte de un accidente entre dos autos, en donde dos personas resultaron lesionadas.

Los primeros reportes indicaron que dos jóvenes decidieron jugar “carreritas” sobre la vialidad del libramiento norponiente y al hacer circular las unidades a más de 150 kilómetros por hora, uno de ellos perdió el control y termino por estrellarse con el otro.

Producto del impacto, los dos pilotos quedaron heridos, por lo que fueron trasladados hasta las instalaciones del Hospital General para recibir atención médica, en donde se reportaron en condiciones delicadas de salud.

Horas más tarde, en las cercanías de Santa Teresa, otro joven derrapó en su motocicleta y terminó por ser hospitalizado, debido a las lesiones que sufrió sobre el cuerpo rostro y cuerpo.

Finalmente, otro menor de edad resultó lesionado, luego de haber participado en una riña que ocurrió en las primeras horas de la noche, sobre calles de la zona centro, desde donde fue traslado para recibir atención médica.