Tierra de leyendas

Las leyendas, que son historias populares que narran un hecho real o fabuloso con elementos fantásticos que se cuentan de forma oral, existen en todo el mundo, en todas las ciudades y en todos los pueblos. León tiene algunas muy memorables, como la del diablo que (supuestamente) se apareció en la calle 20 de enero, pero el estado es rico en leyendas y mitos. Así como se espera convertir en la tierra de la mentefactura, también lo es de fantásticas historias.

Debido a que el domingo es Halloween y el lunes y martes los días de los difuntos, recordemos algunas de las leyendas más importantes de León, la Capital y el Estado en general.

DE LEÓN

Sin duda alguna, la leyenda más popular de León es la de “El Diablo en la 20 de enero”. Cuenta la leyenda que ahí había una funeraria donde se veló a un brujo que practicaba la magia negra. Esa noche ocurrió un incendio en el edificio y el mismísimo Señor de las Tinieblas se llevó su cuerpo y alma.

DE IRAPUATO

Casi todas las leyendas datan del México Colonial o la Revolución, pero esta destaca por ser del siglo XX. Cuenta la historia del soldado Adolfo Taboada Rivera, quien era oriundo de la ciudad de las fresas fue a vivir a Estados Unidos, muriendo en combate en Vietnam. Esto es un hecho, pues su tumba se encuentra en el panteón municipal.

La leyenda cuenta que, si besas la estatua de su imagen que se encuentra en su tumba, o si le dejas una ofrenda, es un hecho que vas a encontrar el amor; pero solo son leyendas.

DE YURIRIA

Además de su hermosa laguna y convento, Yuriria es un lugar de interesantes leyendas. Una de las más populares es la de “La cueva del diablo”, que se encuentra en el Lago Cráter. La historia trata sobre un hombre muy rico que nunca tuvo amigos ni familia por temor a que le robaran todo. Un día fue a la cueva donde supuestamente se aparecía el diablo, para esconder allí su fortuna. Después, intentó sacar el dinero, pero el demonio le dijo que ni él, ni nadie, podían hacerlo. La entrada a la cueva se cerró y el dinero se derritió con él dentro.

DE MOROLEÓN

Las almas en pena son, además de Lucifer, los personajes consentidos de las leyendas mexicanas. En Moroleón está la de “La Madre Chocolatita”. A inicios de 1910, en un convento del centro, vivía una monja que ofrecía el chocolate más delicioso del pueblo; desgraciadamente, murió durante la Revolución Mexicana y su espíritu vaga hasta el día de hoy.

DE GUANAJUATO CAPITAL

Además de “La Llorona” que sin duda es la leyenda favorita de todos los mexicanos, en Guanajuato Capital está la leyenda de los Monjes fantasma que flotan en la calle subterránea y el Teatro Juárez. Supuestamente se escucha como rezan, anhelando el descanso eterno.

LA CONSENTIDA

Pero, sin duda alguna, la mejor leyenda y la más popular en la historia de México, es la de La Llorona. Esa le gana a todas y cada ranchería, cada pueblo, cada ciudad en México, tiene su propia versión y su propia Llorona.

La primera versión data de tiempos prehispánicos y era una mujer que lloraba por sus “hijitos” antes de la llegada de los españoles, siendo uno de los presagios funestos que se detalla en el libro “La visión de los vencidos”; sin embargo, es la de la época colonial la que más ha permeado en todo el país: una mujer que, al ser abandonada por su esposo, decidió ahogar a sus hijos en un río. Por lo que su alma vaga eternamente a la orilla de los cuerpos de agua, gritando “¡Ay mis hijos!”.