Seis muertos en dos ataques diferentes

En menos de 9 horas, 6 personas fueron asesinadas a balazos ayer lunes en 2 ataques armados sucedidos en Sequía Grande y La Estancia, en ambos casos fueron ataques directos, donde la delincuencia utilizó armas de alto poder.

Dos de las 6 personas asesinadas, todos masculinos, eran padre e hijo y en ningún caso hubo detenidos.

La violenta jornada comenzó momentos después de las 4:30 de la mañana de ayer, en un domicilio del Andador San Isidro, en la colonia Sequía Grande, hasta donde llegaron varios delincuentes armados, los que, entrando por sorpresa, asesinaron a balazos a tres hombres, primero a dos de ellos y luego a un tercero.

Vecinos de la zona que llamaron a la Policía y las asistencias médicas, refirieron a las autoridades el haber escuchado cuando menos una veintena de disparos, luego el salir atropellado y confuso de un grupo de hombres, se entiende que los pistoleros dejaron atrás a un padre de 54 años y a su hijo de 26, muertos y otro hombre más que corrió con la misma suerte.

Fue poco antes de las 7 de la mañana cuando personal de Servicios Periciales y agentes de investigación concluyeron su labor inicial de indagar y recabar evidencia en el sitio del triple crimen, para luego trasladar los cuerpos de las víctimas al Servicio Médico Forense. Aun cuando las personas fallecidas fueron posteriormente identificadas, su identidad quedó a reserva de la autoridad.

LA ESTANCIA
Transcurrida la mañana y llegado medio día, minutos después de la 1 de la tarde, las autoridades fueron alertadas de otra balacera, esta vez en el fraccionamiento La Estancia.
A la entrada de la colonia y en la zona de estacionamiento de una conocida cadena de tiendas de conveniencia, personal del Ejército y la Policía que acudieron al llamado encontraron tres hombres caídos y sangrantes, ninguno de ellos, posteriormente, identificados, a quienes delincuentes armados los abatieron a tiros cuando salían del lugar y se dirigían hacia la calle.

Hasta anoche no habían sido revelados más detalles del cómo sucedió el ataque, salvo que los asesinos utilizaron armas de alto poder y que en el lugar del triple homicidio la autoridad encontró más de 16 casquillos de bala de diferentes calibres, sin precisarse cuáles.