Restauranteros mantienen buenas expectativas con respecto a las ventas derivadas del fin de año

Helen Anaya, presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera, declaró que el sector restaurantero mostró picos de incrementos hasta del 35%, luego de la participación de León en la liguilla.
Agregó que el inicio del puente Guadalupe – Reyes, que para los leoneses se alarga hasta después del 5 de Febrero, muestra un panorama más sólido para el sector restaurantero, el cual espera cerrar sobre un 80%  de producción, esto con respecto al 2019.

“Fue un fin de semana muy movido por el futbol. Pronosticamos un incremento en ventas del 35% y lo logramos: el día más fuerte fue el jueves, el día del partido de ida de la final como local, y el domingo hubo mucha celebración en casa, pero aun así hubo movimiento en los restaurantes. Estamos contentos”.

“Arranca la temporada invernal, y esperamos que de aquí hasta el 7 de enero sea pura fiesta, y si hay fiesta en la ciudad, en los restaurantes hay trabajo”.
Lamentó que el año cerrara con una inflación que osciló sobre el 8%, situación que ha perjudicado a los restauranteros, pues la mayoría absorbieron los incrementos en sus insumos.
“Vamos a tener que ser muy cautelosos en el gasto, ahorita llevamos una inflación de más del 7 por ciento, pero aún no termina el año, puede ser que suba más. Nunca habíamos estado así, antes eran del 3 o 4 por ciento, pero ahorita estamos al doble, entonces esto nos obliga a ser muy precavidos en nuestro gasto”.

“Nosotros no movemos nuestras cartas (precios) de año a año, de enero a diciembre, ahora tendremos que ser un poco más hábiles en la selección de la materia prima, que no tenga un costo tan alto para poder nosotros sortear la inflación que, la verdad, sí está alta. Comparada con el salario mínimo que subió un 22 por ciento, no será fácil, tendremos que ser hábiles para ser competitivos y no afectar a los bolsillos de nuestros clientes”.

Recordó que los empresarios restauranteros de la ciudad calculan cerrar entre un 70  y un 80 por ciento con respecto al 2019, por lo que aún están lejos de alcanzar las ventas que se tuvieron en el 2019.

Aclaró que el panorama es peor para quienes tienen recintos en renta y banquetes, en donde se encuentran a un 35 o 40 por ciento en las ventas comparados con el año de prepandemia.

“Estamos muy atrás, pero esperamos que este año que viene, con el semáforo verde, se liberen los eventos, y las fiestas y podamos tener más estabilidad económica”, concluyó la empresaria.