Recupera la vista para poder aprender a leer y escribir a los 64 años de edad

Los problemas de salud de doña Catalina Pacheco Vázquez comenzaron hace unos meses.
Poco a poco empezó a darse cuenta de que algo les pasaba a sus ojos, porque por más intentos que hacía no podía enfocar algunos objetos, tampoco lograba distinguir bien los rostros de las personas, pero esto también sucedía cuando realizaba sus actividades cotidianas.

Ella es propietaria de un modesto negocio de calzado ubicado en San Francisco del Rincón desde hace algunos años, dijo que, desde muy chica dejó de estudiar y ha pasado la mayor parte de su vida, con un deseo interno por conocer las letras o números para dejar de lado el analfabetismo que arrastró toda su vida.

“Al principio no sabía lo que me pasaba, hasta que fui con un médico y me dijo que estaba disminuyendo la visión de mis ojos y que me tenía que operar para evitar que el problema avanzara y me impidiera seguir con mi aprendizaje”.

Esta enfermedad, dijo, no detuvo que aprendiera a leer y escribir, acudió con un médico especialista y mediante una operación ambulatoria lo resolvió. Ahora esto ya no es un problema.

A sus 64 años decidió continuar con su aprendizaje y se inscribió al INAEBA en donde en todo momento, pudo contar con los servicios educativos que ofrece el Instituto y que beneficia a las y los guanajuatenses que así lo quieran.
Gracias al apoyo de su familia, se siente feliz de recuperar su vista, pues le permitirá continuar con sus estudios.

“Si no fuera por ellos, nunca me hubiera enterado de esta oportunidad que brinda el INAEBA para que más personas puedan retomar sus estudios y salir del analfabetismo como yo. Además, siempre tuve el acompañamiento de la maestra Belem, ella fue muy atenta conmigo”.

Con este aprendizaje, ya no necesita el apoyo de alguien más para realizar operaciones matemáticas, ya firma los documentos con su nombre, cosa que antes hacía solo con su huella.
En el negocio de calzado que atiende, antes necesitaba el apoyo de su hijo para realizar las operaciones matemáticas, pero ahora con la habilidad adquirida, eso quedó atrás y hoy, ya puede realizarlas sin complicaciones.