Recrimina Ministra subordinación de PJ

Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Norma Piña, llamó ayer a no confundir el diálogo entre Poderes con la subordinación del Poder Judicial frente a los otros poderes.
«Como sociedad, debemos tener muy claro que, en una recta interpretación de nuestra Constitución, no debemos confundir nunca la colaboración y el diálogo entre los poderes del Estado, con la subordinación del Poder Judicial Federal frente a los otros Poderes», dijo la Ministra al participar en la mesa «El Futuro de la Suprema Corte de Justicia», en el XIX Congreso Nacional de la Barra Mexicana de Abogados (BMA).
«Si aceptamos como sociedad que esa independencia judicial se trastoque o se destruya, ello impactará, sin lugar a duda, tarde o temprano, a una impartición de justicia que atienda a influyentismos, a razones ajenas al derecho, que acabará perjudicando necesariamente a las personas más vulnerables», agregó en el Centro de Congresos Querétaro.
El pasado miércoles, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que Arturo Zaldívar, antecesor de Piña, «le hablaba a los jueces» a petición del Gobierno, en asuntos de su interés, lo que Zaldívar rechazó ayer, diciendo que se trató de «diálogo respetuoso entre Poderes» como en sexenios previos.
Ayer, en la mesa con Piña participaron los Ministros Javier Laynez y Luis María Aguilar, así como la académica Ana Laura Magaloni, con el Ministro en retiro José Ramón Cossío como moderador, con el foco puesto en los 30 años de la reforma de 1994 que transformó a la Corte y al resto del PJF.
Laynez, quien desde la Consejería Jurídica del Ejecutivo participó en el diseño de la reforma, pidió no regresar a la época del partido único que controlaba todas las instituciones y poderes.
«No hay que olvidar qué pasó en nuestro País. No es sólo que estemos repitiendo la importancia de la independencia judicial. Es que ya lo vivimos, ya vivimos lo que es tener un Poder Judicial que no es autónomo, con un Congreso sometido, y creo que no queremos nadie repetir esa parte de la historia que nos costó 70 años en abandonar», dijo.
El Ministro sostuvo que no es bueno para el Poder Judicial que, ante la falta de consensos políticos, tenga que estar resolviendo de manera constante sobre asuntos de alto perfil.
Por su parte, el ex Presidente Luis María Aguilar, quien ayer calificó de «mandaderos» a los jueces sin independencia, se dijo preocupado por quién ocupará su lugar en la Corte, de la cual se retira a finales de noviembre.
«Me preocupa mucho que la Suprema Corte vaya a perder esa posibilidad Constitucional de hacer valer la propia norma en contra de leyes que no son congruentes con ella», dijo, en alusión al candado de ocho votos para invalidar en el Máximo Tribunal.
Ana Laura Magaloni Kerpel, investigadora del CIDE quien participó en la reforma de 1994, calificó de «una locura» la iniciativa de López Obrador para que todos los jueces del País sean electos por voto popular.