Reconocen su entrega

La presidenta municipal Alejandra Gutiérrez Campos, otorgó el galardón “Yo Soy de León” al comandante de la Policía Vial, Salvador Montiel, por sus 52 años de lealtad y servicio a la Corporación de Seguridad Pública, y al Policía Municipal Paulín Ramiro Granados por su destacado desempeño en su trayectoria laboral de 18 años en servir a la ciudadanía.

Destacó el trabajo de los dos elementos que, gracias a su colaboración, patrullaje y labores de inteligencia a través de todos estos años, los eventos masivos de la ciudad se han llevado a cabo con éxito y seguridad para la ciudadanía, teniendo como resultado un saldo blanco.

“Quiero reconocer a Salvador Vallejo, que nada más tiene 52 años en la corporación. Se dice fácil, pero es toda una vida de servicio, pasión y entrega por esta ciudad”, expresó la alcaldesa.

Indicó que “el mismo caso es de Paulín Ramiro, que con su trabajo, con su inteligencia y dedicación, ya tiene 18 años en el servicio. Ha estado dirigiendo equipos que han generado que esta ciudad tenga eventos donde se tenga saldo blanco al final del día”.

Ale Gutiérrez Campos resaltó que tanto Paulín como Salvador son la prueba de que trabajando con esfuerzo y pasión, se consiguen excelentes resultados, e invitó a los demás elementos a seguir el ejemplo de sus dos compañeros.

Por su parte, Salvador Vallejo Montiel pidió a las futuras generaciones de la Policía Vial que realicen su labor con amor y profesionalismo.

“Si ingresan a esta carrera, tómenla como una profesión, tómenle cariño, y háganlo por convicción, pues si la hacen con gusto, encontrarán el interés de seguir en esto, ya que son muchas las satisfacciones que se logran. Desde luego yo me siento orgulloso y satisfecho”, enfatizó.

A su vez, Paulín Ramiro, expresó que una de sus principales motivaciones para trabajar con excelencia es su familia.

“Me llena de satisfacción hacer bien las cosas, especialmente por mi hijo. A veces los tiempos que no pasamos juntos, sí pegan, pero él y mi familia están orgullosos de mí. Cada que salgo de la casa me dan la bendición y me dicen que me esperan de regreso.

En lo personal, a pesar de la dificultad, me apasiona mi trabajo, y sería muy difícil dejarlo, porque para mí, más que trabajo es mi vocación y me llena de satisfacción”, especificó.