Promete Diego dejar un Estado más seguro

El gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, declaró que dejarán a 6,000 elementos en las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado para el 2024. Recordó que ya son casi 1,000 homicidios dolosos, menos en los primeros diez meses del 2021 con respecto al año pasado y prometió que dejará un estado más seguro de como lo encontró en 2018.

“El homicidio doloso es un reto para todo el estado, no sólo para León, hoy traemos 990 homicidios menos que el año pasado; es un número a valorar, vamos bajando las cifras. Nos falta mucho, pero es una promesa que les hice a los guanajuatenses, voy a entregarles un estado más seguro de lo que encontré y lo voy a cumplir”, dijo el mandatario.

Comentó que al llegar a la gubernatura en septiembre del 2018, había 2,200 policías estatales y tres años después incrementó a 4,000, cifra que subió gracias a las prestaciones que se les ofrece a los nuevos elementos.

“Antes renunciaban 500 policías por año y se graduaban 600, dábamos un paso y retrocedíamos tres; pasaba eso porque tenían miedo, se mataban a algunos policías y los demás ya no arriesgaban su vida por esa nómina”, especificó Rodríguez Vallejo.

Señaló que actualmente los uniformados del estado tienen seguros de vida por más de un millón 200 mil de pesos, ganan más de 24 mil pesos brutos, además de que tienen posibilidad de becar a sus hijos.

“Tienen una serie de prestaciones para que no se salgan, quiero dejar 6,000 policías; la recibí en 2,200, cuando entré había 1,100 policías cuidándonos por turno, con esos elementos no se le podía la vuelta a la seguridad”.

“La gente me pedía seguridad, eso cuesta mucho dinero, pero los alcaldes no lo entienden; un policía que gana 24,400 pesos, con prestaciones, todas estas prestaciones, hacen que gane la esposa, porque si agarran lana del detenido pueden perder el trabajo y se les quita las becas de los hijos, estas prestaciones no las da ninguna empresa del crimen organizado, con esto se da el cambio”.

Lamentó que los municipios no se toman en serio el tema de seguridad y que los alcaldes mantienen las direcciones de salud sin médicos y hospitales, las direcciones de educación sin maestros.

“Yo desaparecí el instituto de la juventud y lo fusioné con Educafin, para ahorrar en el presupuesto, desaparecí INIFEG y lo metí al SICOM; estoy despidiendo gente, no me gusta pero la gente pide seguridad, cuando llegué había más empleados del DIF que policías estales cuidándonos”.

Ejemplificó que municipios como Salamanca dejaron de invertir en seguridad en el sexenio pasado y en el actual sexenio no hubo ni un policía y ni un tránsito municipal, “se acaban los mandos únicos y, si existen, serán temporales como en Juventino Rosas en lo que se reconstruye la Policía”.

También lamentó que de los 600 millones del fondo para los municipios, todos los alcaldes se formaron para recibir recursos económicos, pero 13 municipios (de todos los colores) no cumplieron los 45 compromisos que les pidió el estado para mejorar sus procesos administrativos, “el 80% de estos compromisos no los hacían porque no hay consecuencias”.

Alabó que en San Miguel de Allende y en Pénjamo los policías ya ganan más de 18,000 pesos; sin embargo, en León aún están por debajo de este monto.

“Los municipios prefieren hacer direcciones espejos de las Secretarías estatales, la Ley les obliga a dar servicios municipales, pero los institutos son competencias del Estado y Federación, les he pedido a los municipios que se concentren en lo que les toca, que no repartan programas que por Ley no les tocan y descuidan la limpia y la seguridad”.

Declaró que antes de subir el salario en León, la recomendación fue limpiar la corporación y después incrementar el salario, modelo que ya se aplicó en el gobierno del estado con éxito. Concluyó que el estado tarda 6 meses en capacitar a sus Policías Estatales dentro de su academia, la Fiscalía local tarda 8 meses en graduar a sus elementos, mientras que la Guardia Nacional los capacita 3 meses, situación que tampoco es viable para el estado.