Piden mayor seguridad en sus calles

Los hechos de violencia que se vivieron de manera reciente en la colonia Campanario reavivaron la sensación de inseguridad y violencia en esa zona de la ciudad, donde sus habitantes, además, tienen que hacer frente a la falta de servicios públicos.

Entre los habitantes de estas demarcaciones, ubicadas en la zona sur de la ciudad, las cuales son de las más habitadas, los acontecimientos reavivaron temores que ya se habían superado.

Además de la violencia e inseguridad, los miles de residentes de esas colonias tienen que hacer frente a la falta de servicios públicos, especialmente la recolección de basura y desechos, la cual se dejó de prestar desde hace tres años, bajo el argumento de la falta de unidades recolectoras.

Y es que, en los hechos del pasado martes donde un elemento de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) fue herido mortalmente en las calles de esta colonia, también resultó herida de bala una vecina.

“Ya hacía mucho que no había esas cosas de balaceras y todo eso que nos hacen daño, pero lo malo es que ya volvieron y hay muy poca seguridad para acá”, dijo Elizabeth Ramírez, vecina.

Explicó que además en la zona la vigilancia y presencia de la policía es escasa, por lo que los mismos vecinos se han organizado y contratan a vigilantes comunitarios que se encargan de la seguridad de los miles de habitantes.

Con una población que ronda las 3,000 personas, las colonias Mártires 22 de abril, Campanario y Paso del Norte son de las más pobladas de la ciudad y también las que más resienten los problemas de inseguridad y violencia.

Los habitantes pidieron a las autoridades que pongan más atención a los problemas que padecen, en especial porque en estas colonias menores de edad y jóvenes son la mayor parte de la población y quienes están más expuestos a la problemática social.

“Que no haya la recolección de basura es lo de menos, porque pagas unos cuantos pesos para que se la lleven, pero la inseguridad si nos afecta a todos, en especial por tanto niño y muchacho que está expuesto”, afirmó Alejandro García.

Otro problema que los propios residentes han detectado es la constante llegada de personas que rentan casas y que muchas veces no se sabe de dónde vienen ni a que se dedican.

Por su ubicación y debido a que se conectan de manera directa con las salidas de la ciudad con dirección a ciudades como Juventino Rosas, Silao e Irapuato, es fácil, para quienes cometen alguna conducta considerada como delictiva, escapar.

“Hay mucha gente que llega renta una casa pasan unos dos o tres meses y luego, así como como llegaron, se desaparecen y para quienes rentan está bien, porque ellos ganan su dinero, pero quienes somos dueños y vamos a estar aquí por mucho tiempo el problema no se acaba”, aseguró un residente de la zona.