Pescadores buscan en el FIG un respiro al pesado año que han vivido

El 2021 ha sido un año complicado para los pescadores de la Presa del Palote. Entre la pandemia, la crisis económica y la sequía que azotó al Estado de Guanajuato durante el primer semestre, fueron inmensos retos que tuvieron que enfrentar.

Actualmente, de acuerdo con Rafael Paniagua, Presidente de Pescadores de la zona de la Presa del Parque Metropolitano, se está llegando a un acuerdo en vísperas del Festival Internacional del Globo (FIG).
La semana pasada, varios pescadores se manifestaron en Presidencia, motivo por el cual ya se llegó a un acuerdo durante el evento. Sobre esta situación, Paniagua apuntó:

“Conseguimos unos lugares para venta de productos, y ahorita vamos a una plática con Protección Civil y Salubridad, para cumplir con los reglamentos. Ya tengo un acuerdo para los lugares que nos van a dar, y se nos dio un apoyo de 2000 pesos por pescador. Tengo una minuta firmada por el Secretario del Ayuntamiento. A grandes rasgos, eso es el resumen de lo que se consiguió”.

Paniagua señaló que, después de la manifestación pacífica llevada a cabo el pasado viernes, se procedió a una asamblea en la que estuvieron presentes diversas autoridades.
La recuperación ha sido un reto: durante la sequía fue muy difícil continuar la pesca, no solamente en León sino en todo el Estado de Guanajuato, de modo que, como en todos los sectores del mundo, poco a poco han vuelto a la normalidad.

“Ha sido un año algo difícil. Ahora parece que surtió efecto esta presión. Vamos a sacar todas las redes durante el festival, y a cambio se nos va a proporcionar espacios para ventas.

El pasado 6 de noviembre, este medio informativo publicó: “Los pescadores, los organizadores del FIG y el secretario del ayuntamiento Jorge Daniel Jiménez, acordaron que a cada una de las 23 familias se les otorgará un punto de venta de 3 por 3 metros, apoyo de 2 mil pesos para compra de insumos y pulseras para entrar al evento”.
Conviene recordar que los pescadores en el Parque Metropolitano son toda una tradición, y es un oficio que muchos de ellos heredan de generación en generación.