No cede la violencia en Presas de Guanajuato II

La inseguridad en la colonia Presas de Guanajuato II no cede y el pasado fin de semana, habitantes del lugar lograron detener a dos sujetos que robaban y asaltaban con lujo de violencia a personas que viven en esa demarcación.
El viernes por la noche, los habitantes de esta colonia tuvieron conocimiento del robo a mano armada que sufrió un adulto mayor, a quien los malhechores le hurtaron dinero, además de golpearlo.
Mientras que, para el sábado, en la zona de la vialidad que conduce a las Teresas, dos madres de familia, en hechos distintos, fueron despojadas de dinero en efectivo y teléfonos celulares.
Ante los hechos, los vecinos se organizaron por su cuenta y montaron vigilancia en varias de las calles de la colonia, la cual carece del servicio de seguridad pública, debido a su condición irregular.
“El fin de semana agarramos a dos sujetos que habían robado y asaltado personas. Lo hicimos porque no tenemos seguridad y se aprovechan que la policía no viene para acá. Además, siempre se aprovechan de mujeres y adultos mayores”, dijo Rene Estrada Marmolejo, presidente del comité de vecinos.
Explicó que además de haber entregado a los rateros a la policía preventiva, les hicieron saber que no les van a permitir seguir haciendo sus fechorías y los vecinos están listos para tomarse justicia por su propia mano.
El representante de los vecinos de Presas de Guanajuato II lamentó la situación que enfrentan actualmente los miles de residentes, especialmente mujeres, niños y adultos mayores, quienes viven entre la marginación, pobreza, violencia e inseguridad.
Señaló que los robos y asaltos, lo mismo ocurren a plena luz del día, que, por las noches, al igual que en lugares poblados, que aquellos que están despoblados y siempre los ladrones utilizan armas.
“Nosotros pedimos la intervención de las autoridades porque ya no vamos a permitir que estas cosas sigan ocurriendo y la próxima que agarremos a alguno de los rateros, no sabemos que vaya a pasar”, afirmó.
Rene Estrada lamentó la situación, debido a que la mayor parte de los habitantes de esta demarcación son personas de escasos recursos y los ladrones llegan y los despojan de lo poco que tienen.
Pese a su condición de irregulares pidió la intervención de la policía preventiva, debido a que se trata de personas que son afectadas y como todo habitante de la ciudad tienen derecho a estar seguros en sus domicilios.
“Lo malo es que ya no se sabe porque a algunos les abren sus casas y los rateros se llevan lo poco que tienen y luego a niñas y señoras las ven solas y les quitan todo lo que traen”, aseguró.