Mantiene Pepe Aguilar vivo el ejemplo de Flor Silvestre

CDMX.- Puede que físicamente Flor Silvestre haya partido hace un año, pero su legado se siente más vivo que nunca en manos de su hijo Pepe Aguilar.
El cantante tiene presentes todas sus enseñanzas y las predica día con día, siguiendo su ejemplo para esmerarse en ser un padre dedicado y entregado a su familia, como lo fue ella, pero también en lo artístico, trabajando arduamente por seguir difundiendo la música vernácula que tanto ha bendecido a los Aguilar.
«Cuando alguien parte, te van cayendo ‘veintes’, se revelan muchas cosas de esa persona y entiendes muchas otras que (como hijo) tal vez no hacías por rebelde o por ir en busca de un camino propio, pero ahora las hago, y no tanto por imitación, sino porque sé que lo hacían de la mejor manera.
«Era una persona muy cálida, comprensiva, amorosa, fuerte, muy fuerte, porque le pasaron grandes tragedias en su vida y salió adelante siempre, y fue muy fiel a sus creencias», compartió Aguilar.
Como hijo de Antonio Aguilar y Flor, el artista, de 53 años, heredó de ambos el amor a la música regional mexicana y su cultura. Sin embargo, hay una cualidad que lo hacía aún más afín a su madre, y era la obsesión por el trabajo, pues si bien «La Reina de la Canción Mexicana» pausó su carrera para dedicarse a su familia, nunca dejó de impulsar su dinastía y aprendió a nutrirla desde casa, apoyando a sus hijos y nietos a continuarla.
Por ello, hoy, además de la misa íntima que ofrecerán por su aniversario luctuoso en Zacatecas, donde estará acompañado por sus hermanos, amigos cercanos y familiares, el músico y productor la honra continuando con su deseo de seguir expandiendo el género y las tradiciones mexicanas a través de su espectáculo Jaripeo Sin Fronteras. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
«La memoria de mi madre la honramos diariamente. Es alguien que tenemos muy presente todos los días y la extrañamos muchísimo».
Pepe Aguilar, cantante y productor