La fiesta de Guadalupe hace unos años

Hoy se celebra el día de la Virgen de Guadalupe, una de las fechas más importantes para la religión católica en México. Es buen momento para recordar lo que ocurría en la ciudad hace medio siglo, durante los convulsos años setenta, así como diez décadas después, a inicios de la década siguiente.

De acuerdo con información hemerográfica, en la ciudad de México y todo el mundo se reportaban los templos abarrotados, pues millones de mexicanos los visitaban como cada 12 de diciembre.

Los eventos nacionales ya comenzaban a verse en León, pues se preparaba la Quinta Reunión de Patología Clínica entre médicos de esta ciudad, además de Ciudad de México, Querétaro, Aguascalientes y Guadalajara. Los galenos visitantes fueron recibidos por la Dirección de la Facultad de Medicina. Asimismo, las asociaciones de beneficencia preparaban el Día de Reyes, otorgando regalos a 200 niños. En la ahora CDMX, los jóvenes conscriptos del Servicio Militar liberaban su cartilla, siendo un total de 300 mil. Ocurría el mismo evento en León, en la Ciudad Deportiva. La película de moda era “Santo contra los Jinetes del Terror” en el Cine Vera.

En asuntos internacionales, la situación era más que tensa, pues la Guerra de Vietnam estaba a todo lo que daba. Una de las noticias principales proclamaba: “Centenares de muertos por ambos bandos, en la campaña cambodiana”. Mientras tanto, en Chile, se aplicaba un nuevo sistema cambiario. Paulo VI era el Sumo Pontífice del Vaticano, y en su mensaje, invitaba a los fieles a compartir la Navidad con quienes menos tienen y más sufren.

EN LOS OCHENTA

Diez años después, en 1981, la gente celebraba la “Devoción Mariana”, tal como lo señalaba este medio informativo en sus noticias principales, pues se cumplía el 450 aniversario. Quien era obispo en ese entonces, Anselmo Zarza y Bernal, recibía una invitación del cardenal, Ernesto Corripio Ahumada.

En otras noticias, se autorizaban un millón 900 mil cueros de importación, y el precio del frijol se estabilizaba en 20 pesos por kilo. El entonces Presidente de la República, José López Portillo, declaraba en una visita a Tlaxcala que “nuestro país no tiene otro camino que producir”, y la sección policiaca advertía, desde entonces, del peligro de los estafadores.