Invitan ambientalistas a celebrar con responsabilidad ambiental

La contaminación ambiental durante la mañana de Navidad fue constante y seria, alcanzando la precontingencia. Por ese motivo, ambientalistas de asociaciones civiles invitan a la ciudadanía a tener conciencia durante los festejos de año nuevo.
Tanto “Déjame Plantado” como “Fundación Rescate Arbóreo” señalan la importancia de respetar el medio ambiente, y exhortan a la ciudadanía que celebrar sin tener que tronar cohetes o prender fogatas en sus colonias.

Celia Garza es fundadora de la asociación civil “Déjame Plantado” que nació en 2015, por la defensa de los árboles del Bulevar Hidalgo, cuando fueron talados para la construcción del Sistema Integrado de Transporte. Es una organización ciudadana del defensa del arbolado urbano, y posteriormente en 2017 también protestaron contra las talas del Parque Hidalgo.

Sobre la situación ecológica, ella señala:
“Pareciera que no aprendemos. Año tras año hay precontingencia ambiental en estas fechas, y en enero nos espera más fuerte. Parece que siempre caemos en los mismos errores. No hay un programa que sea más agresivo, pues sabemos que esto ocurre por las fechas, y tampoco hay controles contundentes de las fábricas y los coches, pues recordemos que en invierno tenemos más problemas del aire contaminado por la inversión térmica. Tanto las autoridades como los ciudadanos, tenemos que tener en cuenta que estas prácticas, finalmente, van en contra nuestra”.

La falta de árboles es seria, sobre todo en estas fechas, señala Celia, pues pueden limpiar el dióxido de carbono. Lo que sucede es que con las prácticas de “desmoche” los árboles se estresan, aunado a la falta de saneamiento. Esto incide en que no estén en las mejores condiciones.

Para año nuevo, la activista dice:
“Siempre caemos en los mismos errores. Hay que evitar las fogatas y los cohetes. Porque estos últimos no solo afectan a los perros, sino a las personas mayores y los autistas. No solo es el aire, sino además la contaminación sonora. El año no va a ser mejor, pero sí peor si seguimos contaminando.

ÁRBOLES
Por su parte, Ricardo Ibelles, de FURA, cuya asociación civil trabaja el tema del arbolado urbano, y tiene desde 2014 atendiendo la situación, explica que han visibilizado el tema del valor y servicios ambientales que proporcionan los árboles en la ciudad. Pese a la pandemia del coronavirus, se han mantenido igual de firmes que los árboles que defienden. Sobre la problemática de la precontigencia ambiental, expone:

“Tenemos que hacer conciencia del daño que nos hacemos a nosotros mismos. Las consecuencias son a nuestra salud, y si nosotros no actuamos desde nuestra individualidad, entendiendo que compartimos un planeta, no sé qué va a pasar. Es muy triste que cada año pase absolutamente lo mismo. No hay que esperar a caer muertos por lo que respiramos. Esta problemática es consecuencia de todo el impacto que le damos al planeta, y es momento de pensar que podemos hacer y dejar de hacer para cambiar las condiciones en las que vivimos actualmente, pues se trata de mejorar”.