Iglesias serían refugios

La inseguridad que se vive en estados vecinos y que forman parte de la Diócesis local, debe ser atendida por las autoridades correspondientes con la intención de que a la brevedad posible sean restablecidas las condiciones sociales que la ciudadanía reclama.

El Obispo Juan Espinoza Jiménez, al ofrecer su primera rueda de prensa presencial, dijo que en caso de que sea necesario, los templos y parroquias pudieran abrir sus puertas para refugiar a las familias que estuviesen en riesgo.

Monseñor Espinoza Jiménez dijo conocer la problemática de inseguridad que se vive en algunas partes del país, como sucede en Michoacán, donde incluso en su momento algunos recintos religiosos fueron habilitados como refugios, como lugares seguros para quienes han tenido experiencias al respecto.

Lo mismo, dijo, debería de suceder en Zacatecas, donde el nivel de inseguridad ha incrementado de manera importante, ofreciendo sus oraciones indicando que tiene contemplada una visita a los templos que forman parte de la Diócesis local. El Obispo llamó a los creyentes a mantenerse unidos, pues dijo: “el enemigo busca dividir, alejar y provocar miedo”.

“Que las autoridades hagan el trabajo que les corresponde, la presencia de la autoridad limita que la violencia se haga más. La Iglesia no puede estar al margen de esta situación, nos duele esta situación de violencia”, concluyó.