[GALERÍA] El Calvario, un patrimonio para la historia leonesa

El Calvario es y será una de las colonias más representativas, antiguas e importantes de León. Sus callejones, sus siglos en pie, su templo, sus festividades religiosas y sobre todo sus leyendas, que tiene desde las lúdicas e inspiradoras hasta las macabras, lo convierten en un barrio que todo leonés y foráneo debe visitar.

 

Es en el Calvario donde se lleva a cabo el tradicional Vía crucis durante Semana Santa y aunque se ha suspendido estos últimos dos años, su tradición persiste como uno de los más antiguos e importantes en el Estado de Guanajuato. También, como en todo barrio con siglos de existencia, por sus calles se cuentan mitos, leyendas y narraciones ficticias como la del ánima en pena de la monja decapitada que vaga por sus callejones.

Hoy en día, las escalinatas que se encuentran por toda la colonia son habituales, pero no siempre fue así. Hace años había tierra, piedras y terrenos escarpados. Con el paso del tiempo se convirtió en lo que es hoy en día.

Al Calvario se puede acceder fácilmente desde el Bulevar Adolfo López Mateos. Se encuentra muy cerca de la Delegación Estatal del IMSS en Guanajuato. Una vez que uno se adentra en sus calles, el bullicio del bulevar desaparece, para que todo el escenario se convierta en una vieja colonia de León, con sus abarroterías, sus puestos de tacos de décadas y su gente, que ha vivido allí toda su vida. La fachada del templo del Calvario, el edificio más importante del lugar, fue obra del arquitecto Luis Long.

Una de ellas es Zenaida Olivares, de 73 años de edad, quien recuerda que llegó a vivir desde niña, y recuerda todo lo que ocurría en el barrio y las historias que le contaba su madre, cuando en los años treinta las inundaciones eran comunes en los alrededores. “Todo era pura piedra, pero ahora ya está pavimentado”.

LA HISTORIA

Es cierto. Se trata de un barrio antiguo en León pero, ¿Cuál es su historia?, De acuerdo con información del Archivo Histórico Municipal, se cree que la enorme escalinata que se encuentra en el lugar originalmente fue un cerro, en el que habitaron y dominaron los chichimecas durante el México prehispánico.

Como era habitual durante el México Colonial y más en una ciudad predominantemente católica como León, fue un sacerdote quien promovió y luchó por el templo de la zona, su nombre fue José María de Yermo y Parres, quien nació en Jalmolonga Estado de México en 1851 y años después llegaría a radicar a León. El 11 de abril de 1885 el nuevo obispo Don Tomás Barón y Morales lo nombra Capellán de la Iglesia de El Calvario y Santo Niño, ubicados en lo que a finales del siglo XIX eran zonas muy pobres de la ciudad.

Hoy en día, el Calvario destaca por ser el lugar donde se organiza el tradicional Vía crucis. Es en lo más alto de la zona, desde donde se puede ver la mancha urbana de León extendiéndose por kilómetros y kilómetros, donde los vecinos reviven la pasión y muerte de Jesús. Así ocurrió de manera ininterrumpida durante años, hasta la llegada de la pandemia del coronavirus en 2020.

LA LEYENDA

El Calvario no puede quedar exento de Leyendas. En primer lugar, debido a su antigüedad. En segundo, sus callejones y escalinatas se prestan para estas historias que se cuentan de manera oral y pasan de generación en generación. De este barrio es la leyenda de la monja decapitada, muy popular en estas fechas de Halloween y Día de Muertos.

De acuerdo con la ficción de la tradición oral, existió una monja que vivía en el templo y todas las mañanas se levantaba, puntualmente, a tocar la campana para llamar a misa. Era una labor que cumplía con gusto, dedicación y disciplina, pero un día ocurrió una tragedia. La campana que tocaba era inmensa y cuando menos se lo esperaron, el gigantesco instrumento cayó sobre ella, decapitándola. Desde ese momento se cuenta que su espíritu, sin cabeza, vaga por algunas de las calles del Calvario.

Hoy en día, el Calvario persiste como uno de los lugares más altos de León. Sus imágenes, sus calles y su importancia, han pasado de sus inicios, en el siglo XIX, al mundo de las redes sociales.