Esperan talleres reactivar las ventas

Con el semáforo verde que entró en vigor esta semana, los empresarios de talleres familiares y picas de calzado, marroquinería y maquiladoras, esperan que se reactiven las ventas y aumente al 50 por ciento la demanda de los comerciantes de Zona Piel, mercados y tianguis donde los precios son más accesibles para los consumidores populares.

Jorge Vázquez patrón de un taller familiar de calzado, indicó que la demanda está al 30 por ciento y con el semáforo verde se espera que vengan más compradores foráneos y que se reactiven las ventas y pedidos de comerciantes cuando menos al 50 % en la Zona Piel, mercados y tianguis.

El maquilero cosedor de calzado, Prisciliano Álvarez, señaló su taller funciona apenas al 20 por ciento de su capacidad de lunes a jueves, y 30 % viernes y sábado, no solo de “piqueros” del Coecillo, sino de San Pedro y San Miguel que ya son clientes de varios años y confían en la calidad que se les garantiza.

“Ojalá que, con el semáforo verde, se reactive la producción, las ventas y la economía, porque la realidad es que hay poco dinero circulante en los bolsillos de los piqueros, de los compradores de calzado, bota vaquera y de tenis”, expresó.

Francisco Torres dueño de una maquiladora de pespunte de cortes y chamarras, señaló que, “de ser 10 trabajadores, solo quedan tres, no creció la demanda como se esperaba en enero y en febrero, veremos si con el semáforo verde sirve para reactivar las ventas, la producción, el empleo y que realmente siga bajando la pandemia”.

Su pariente, Ángel Torres quien tiene en su casa un local de bolsas, cinturones, carteras, monederos, morrales, indicó que desde enero las ventas se desplomaron al 20%, después de estar en un 50 % en diciembre, porque puede dar precios más bajos, gracias a que no paga renta de local y a que sus hijas ayudan, no tiene que contratar a otros empleados, todo queda en familia.

El fabricante de bolsas de piel y comerciante, Francisco Romo, manifestó confianza de que el semáforo verde reactive la afluencia de compradores a la Zona Piel, vengan más turistas a León, para que haya derrama económica, se incremente el empleo y mejoren las condiciones de las micros y pequeñas empresas.

Sebastián Olvera, quien es diseñador y elabora escalas de tallas y muestras de chamarras de piel, expresó que confían en tener un repunte de hasta un 60 por ciento en la demanda para que se reactive su taller, porque se las está viendo “muy duras” para poder sostener a su familia, en el límite de la subsistencia, porque no hay trabajo suficiente, apenas se encuentra al 20 por ciento.

Con la temporada primavera-verano, se requieren nuevos diseños y escalas de tallas de chamarra, la elaboración de muestras y se esperan buenos resultados con el semáforo verde epidemiológico, con todas las medidas sanitarias de protección, señaló.