En oración por buen temporal

La Iglesia Católica ha convocado una procesión multitudinaria a la que se espera asistan cerca de 3 mil 500 personas. Esta procesión se llevará a cabo el próximo jueves en las calles del centro de la ciudad, en conmemoración de la celebración litúrgica de Corpus Christi.
La procesión será precedida por una misa en la Plaza de la Patria a las 19:00 horas, la cual será dirigida por el Obispo Juan Espinoza Jiménez, según informó Rogelio Pedroza González, vocero de la Diócesis.
Durante la rueda de prensa semanal, González manifestó que la Iglesia Católica exhorta a sus fieles a orar por la llegada de la lluvia que ponga fin a la sequía que actualmente afecta al estado. También se instó a formar círculos de oración en parroquias y áreas rurales con el fin de invocar la llegada de las precipitaciones.
González detalló que esta celebración es parte de la tradición católica, la cual simboliza el cuerpo y la sangre de Cristo. Esta tradición se ha popularizado y extendido entre los creyentes a lo largo de los siglos.
El párroco Sergio Alejandro Medina Castañeda, promotor diocesano del Culto Eucarístico, explicó que la procesión del Santísimo realizará un recorrido que incluirá tres estaciones.
Informó que el recorrido comenzará en la calle Moctezuma, seguirá por Victoria y llegará a la calle Rivero y Gutiérrez, donde se ubicará la primera estación. En esta, una familia dará un mensaje sobre la sinodalidad, concepto que simboliza la necesidad de caminar juntos.
Posteriormente, la procesión continuará por la calle 5 de Mayo hasta llegar al Mercado Terán, donde se ubicará la segunda estación. En este punto, se destacará la importancia de la adoración eucarística y el Santísimo será portado por jóvenes como símbolo de esperanza para el país y la Iglesia.
Finalmente, se avanzará por la calle 5 de Mayo hasta el Jardín de Zaragoza, donde se establecerá la tercera estación en el Templo del Sagrado Corazón. En esta estación, se centrará la atención en la misión y los desafíos de la Iglesia, que no puede limitarse a la esfera interna del templo ante la realidad social circundante.
La festividad religiosa de Corpus Christi simboliza la encarnación de Dios, representada como el cuerpo y la sangre de Cristo. Se espera que los fieles comprendan que Dios se encuentra en las calles y entre las personas.