Después de la “fiesta” un menudo

Todas las mañanas de Navidad, las calles de León amanecen desiertas. Ni la gente en las calles, ni los negocios están abiertos hasta después del mediodía. Uno de los pocos lugares para desayunar se ha convertido en toda una costumbre, literalmente: las menuderías.
Ideales para convivir con la familia, y para “curarse” la resaca, las menuderías en diferentes mercados y puntos de la ciudad son habituales, ya sea en San Juan Bosco, La Garita o el Barrio Arriba. Desde temprano se comienzan a llenar de gente, y es al mediodía cuando están a tope.

“La costumbre” es una de las más características de León, ubicada en el Barrio Arriba. Surgió por primera vez en la calle Juárez, en 1969 y para 1994 ya se había extendido al Barrio Arriba. Iván Castillo, encargado de esta última, señala que ya es habitual trabajar este día. Afortunadamente para ellos, la situación económica ha mejorado bastante.
Uno de los muchos ciudadanos que degustan el menudo es Gerardo Hernández, padre de familia que se despertó temprano para poder probar su habitual desayuno de la mañana del 25 de diciembre: “Así es como uno se cura la cruda. Para mí es de todos los años, también el primero de enero”.

De acuerdo con el Larousse de la cocina, el término Menudo se encuentra como:
“Nombre que comparten diversos guisos elaborados con la panza de res. Salvo algunas excepciones, en los estados del norte del país prefieren llamarlo menudo; en el centro, pancita o mole de panza, y en el sur y península de Yucatán, mondongo. Existe un platillo en España muy similar a nuestro menudo, los famosos callos a la madrileña, que seguramente fueron el origen del guiso que conocemos, aunque en territorio mexicano, como era de esperarse, inmediatamente se le agregó chile. Consiste en un caldo preparado con la panza de res, que se condimenta con diferentes chiles y hierbas. En algunos lugares le añaden hoja de hierbabuena, ya que existe la creencia de que así no caerá tan pesado al estómago. En otros sitios se acostumbra agregar, además de esos ingredientes, maíz, a la manera de un pozole. En ciertos casos, el menudo es muy caldoso y en otros se sirve casi seco”.