Desfondan a 4T en Coahuila

Rolando Chacón
Agencia Reforma

SALTILLO, Coahuila.- Al tiempo que con la derrota en el Estado de México agravaba su debacle a nivel nacional, el PRI en Coahuila revivió ayer sus tiempos del «carro completo» al arrasar en las elecciones de Gobernador y Congreso local.
Según el conteo rápido del INE, el tricolor Manolo Jiménez, de la alianza PRI-PAN-PRD, se perfilaba para ganar la Gubernatura con una ventaja de 36.2 puntos sobre el segundo lugar, Armando Guadiana, de Morena.
Jiménez, que relevará al priista Miguel Riquelme y convertirá a Coahuila en el único Estado gobernado por 100 años por el tricolor, se proyectaba para recibir hasta el 58.1 por ciento de los votos.
La división de la 4T en el Estado le pasó factura porque Guadiana recibiría el 21.9 por ciento de los votos, Ricardo Mejía, del PT, el 14.4 por ciento, y Lenin Pérez, de la coalición PVEM-UDC, el 6.4 por ciento.
En tanto, el PREP proyectaba que los aliancistas se llevaran los 16 distritos en disputa para el Congreso local, en una elección en la que participó el 56.5 por ciento de los electores.
«Aquí en Coahuila se manda un mensaje muy importante: que la fórmula mágica es el trabajo en unidad, es el trabajo en equipo entre la sociedad civil, los ciudadanos, la iniciativa privada y un proyecto político en torno a un objetivo», dijo Jiménez.