Confirman hallazgo de restos de desaparecidos de call center

La tarde de este martes, el Gobierno del Estado dio a conocer que los peritajes del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) confirmaron que los restos humanos hallados en la barranca de Mirador Escondido, en Zapopan, son los de los desaparecidos de call centers.

El comunicado no precisa si los restos corresponden a los ocho desaparecidos, cuántos de los cuerpos estaban segmentados, ni cuántos de ellos están ya completos.

«Las pruebas periciales realizadas por el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a las víctimas localizadas en la Colonia Mirador Escondido confirman que corresponden a los jóvenes que laboraban en un centro de operaciones en Zapopan y que contaban con denuncia de desaparición.

«Esta información se obtiene luego de practicarse las pruebas periciales a las víctimas localizadas el pasado miércoles 31 de mayo», expuso el Gobierno del Estado en el comunicado.

De este hallazgo en los dictámenes ya fueron notificadas las familias, aseguró el Poder Ejecutivo del Estado.

La búsqueda y recuperación de indicios en Mirador Escondido continúan, y en ella participan más de 200 oficiales de diversas dependencias.

El drama comenzó el 20 de mayo, el primero en desaparecer fue Carlos Benjamín García Cuevas.

Luego el 22 desaparecieron Itzel Abigail Valladolid Hernández, su hermano Carlos David, Jesús Alfredo Salazar Ventura, Arturo Robles Corona, Mayra Karina Velázquez Durán, Jorge Miguel Moreno Morales y un hombre que la Fiscalía identificó sólo como Juan Antonio.

El 30 de mayo la Fiscalía acudió a la barranca ubicada en el norte de Zapopan, en Mirador Escondido, de donde según el corte más reciente han extraído 50 bolsas con restos humanos.

El jueves 1 de junio la Fiscalía había comunicado a las familias que los restos encontrados coincidían con los de algunos de los desaparecidos, pero esperarían los dictámenes periciales, lo que finalmente se confirmó este martes.

La Fiscalía no ha informado sobre detenciones por esta desaparición múltiple, sólo ha comentado a las familias que una de las líneas de investigación eran los presuntos fraudes telefónicos que se perpetraban en las fincas en las que laboraban las ocho víctimas, en las colonias La Estancia y Jardines Vallarta.