Aseguran 6 narcocampamentos entre Jalisco y Zacatecas

Staff
Agencia Reforma

Los refugios de los criminales que azotan la zona norte de Jalisco fueron decomisados por las fuerzas federales.
Abandonados, con implementos para cocinar, cartuchos de arma de fuego y cobertores, así encontraron integrantes de la Guardia Nacional (GN) seis campamentos presuntamente usados por grupos de la delincuencia organizada en los límites de Jalisco y Zacatecas.
La corporación federal informó este domingo que realizaban recorridos de vigilancia en esa zona azotada por una disputa entre dos grupos criminales, en específico en los límites de Valparaíso, Zacatecas y el Municipio de Huejuquilla, en Jalisco.
«Durante patrullajes de seguridad y prevención del delito en la zona que une los municipios de Valparaíso y Huejuquilla, guardias nacionales localizaron un total de seis puntos con estructuras improvisadas para pernoctar, elaboradas con lonas, plásticos, tubos y madera», comunicó la GN.
Las estructuras estaban ubicadas en un tramo entre el poblado de El Zollate, del lado de Jalisco, y Potrero de Gallegos, del lado de Zacatecas, agregó la corporación federal.
Aunque los federales buscaron en la zona a quienes vivían en dichos campamentos, no reportaron ninguna detención.
Entre lo asegurado estuvieron un fusil de asalto, tres cargadores, 583 cartuchos útiles de diversos calibres, ropa táctica, víveres, cobertores y utensilios para preparar alimentos.
Del hallazgo informaron a un agente del Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR), quien comenzó una carpeta de investigación contra quien resulte responsable.
«El material bélico fue asegurado y puesto a disposición en la agencia del Ministerio Público de la Federación, para continuar las investigaciones correspondientes; los materiales y objetos hallados en los campamentos fueron destruidos a través del método de incineración», reveló la guardia.
Grupo REFORMA ha reportado que en la región hay una disputa entre células del Cártel de Jalisco Nueva Generación y del Cártel de Sinaloa.
La lucha entre ambos grupos ha incrementado la violencia en esa zona del Estado, una muestra de esto fue la agresión contra policías de Huejúcar y Santa María de los Ángeles registrada el 8 de febrero, con saldo de dos oficiales asesinados.
En esa ocasión los uniformados fueron emboscados por un grupo de criminales que los superó en número, por los cuales pidieron refuerzos de otras corporaciones de municipios vecinos, así como integrantes de corporaciones federales y estatales.
Los criminales usaron armas de diversos calibres, entre ellos el .50.